El boom del débito en el eCommerce mexicano

El boom del débito en el eCommerce mexicano

Con las recomendaciones de aislamiento ante COVID-19, los bancos, los retailers y los clientes tuvieron que cambiar las reglas del juego.

Antes de la pandemia, el comercio electrónico en México, al igual que en la mayoría de los países, dependía fuertemente de los pagos con tarjetas de crédito. Sin embargo, con las recomendaciones de aislamiento ante COVID-19, los bancos, los retailers y los clientes tuvieron que cambiar las reglas del juego y apostar tanto por nuevos formatos de pago como por la vieja y confiable tarjeta de débito para pagar alimentos y artículos de necesidad básica.

Para la mayoría de nosotros, la tarjeta de débito fue nuestro primer encuentro con la bancarización, y desde hace cinco años, se ha convertido también en la primera puerta al comercio en línea de miles de mexicanos. Fue a partir de 2017 cuando el ecommerce empezó a notar una transformación en el uso de tarjetas de débito para comprar en internet, cuando los pagos vía débito conformaron el 55% de los pagos en línea con tarjeta, mientras que el 45% se hizo con tarjetas de crédito (Condusef). Esta tendencia continuó de forma acelerada con la pandemia: el año pasado, el 70% de las compras en línea se pagaron con débito y el 30% con tarjetas de crédito.

El surgimiento de los neobancos ha sido otra pieza clave en la transformación del débito tradicional, pues han llevado a la industria de los pagos a un universo 100% digital con el fin de bancarizar a esa población que no tiene acceso a los servicios financieros a través de productos sin comisiones, tarjetas digitales, y eliminando la necesidad de acudir a sucursales físicas. Y el claro ganador en el mercado de los challenger banks es el débito. Para diciembre de 2021, México contaba con aproximadamente 150 millones tarjetas de débito vigentes, 5 veces más que el total de tarjetas de crédito vigentes: 28,022,680. (Banxico)

La adopción exponencial del débito es una excelente noticia para el comercio electrónico si pensamos en la llegada de nuevos clientes, pero también implica retos. Primero está la baja utilización de las tarjetas de débito. En el último trimestre del año pasado, una época importante para el comercio en línea, solamente el 55% de las tarjetas de débito vigentes en México fueron utilizadas. Después, está la baja tasa de aprobación, en el mismo periodo únicamente el 59.60% de las solicitudes con tarjeta de débito fueron aprobadas, cifra que aumenta a 68.17% cuando hablamos de pagos con crédito.

Desde mi experiencia en la industria del comercio electrónico y los pagos en línea, puedo asegurar que el uso de la tarjeta de débito como principal método de pago en México dentro del e-commerce continuará por varios años más y seguirá siendo un soporte importante para el crecimiento del comercio en línea. El reto de bancarización en el país es grande y el débito está evolucionando lo suficientemente rápido como para permanecer vigente, mientras que los clientes que ya dieron el salto a los pagos vía débito o cualquier otro método de compra alternativo a la tarjeta de crédito, difícilmente abandonaran los nuevos hábitos de compra. El abanico de opciones de métodos de pago es cada vez más amplio, pero si queremos que le bancarización crezca, hoy más que nunca es importante poner el foco en optimizar y mejorar el débito y asegurarnos que las tarjetas ofrezcan experiencias ganadoras que puedan traer a más usuarios al comercio en línea.


Notice of Privacy